Libros Gratis

Descarga Libros Gratis Sin Registrarse en Pdf y Epub, Libros Gratis Sin Tarjeta de Crédito, Pdf Gratis y Epub Gratis

Como Descargar, Invisible – Paul Auster en PDF y Epub Gratis

Invisible – Paul Auster


Estas buscando como descargar el libro Invisible – Paul Auster en PDF y Epub Gratis

Información
Resumen del libro Invisible – Paul Auster

 

Le estreché la mano por primera vez en la primavera de 1967. Por entonces
yo era un estudiante de segundo curso en Columbia, un muchacho sin formar con
ansia de libros y la creencia (o ilusión) de que algún día tendría las suficientes
cualidades para considerarme poeta, y como leía poemas, ya conocía a su
tocayo del infierno de Dante, un muerto que iba arrastrando los pies por los
últimos versos del canto veintiocho del Inferno. Bertran de Born, el poeta
provenzal del siglo XII, que llevaba cogida del pelo su cabeza cortada, haciéndola
oscilar de un lado a otro como un farol: sin duda una de las imágenes más
grotescas de ese extenso catálogo de alucinaciones y tormentos.

No recuerdo en absoluto por qué me encontraba allí. Alguien debió invitarme,
pero hace mucho que se me fue de la memoria quién pudo ser. Ni siquiera me
acuerdo de dónde se celebraba la fiesta, en el norte o en el centro de la ciudad,
en un apartamento o en un loft ni de mis motivos para aceptar la invitación en
primer lugar, porque por aquella época tendía a evitar las grandes
congregaciones de gente, harto del barullo de la multitud que habla mucho y dice
poco, azorado por la timidez que me sobrevenía en presencia de personas
desconocidas. Pero aquella noche, inexplicablemente, dije que sí, y acompañé a
mi olvidado amigo adondequiera que me llevase.

Born dijo que Margot y él estaban a punto de marcharse, pero entonces me
vieron solo en el rincón, y como tenía aquel aire tan desdichado, decidieron
acercarse para animarme un poco: sólo para asegurarse de que no me rebanaría
el cuello antes de que acabara la noche. Me quedé sin saber cómo interpretar
aquella observación. ¿Estaba insultándome aquel hombre, me pregunté, o
intentaba realmente mostrarse amable con un muchacho desconocido que
parecía perdido? En las palabras de Born había cierto tono de broma que
desarmaba, pero en sus ojos brillaba una expresión fría y distante, y no pude
evitar la sensación de que, por razones que se me escapaban por completo, me
estaba provocando, poniéndome a prueba.

En los remotos tiempos de nuestra juventud, Walker y yo habíamos sido
amigos. Ingresamos juntos en Columbia en 1965, dos estudiantes de primer curso
procedentes de Nueva Jersey, y durante los cuatro años siguientes nos movimos
en los mismos círculos, leímos los mismos libros, compartimos las mismas
aspiraciones.

De todos los
jóvenes inadaptados que formaban nuestra pequeña pandilla de la facultad,
Walker me daba la impresión de ser el más prometedor, y consideraba inevitable
que antes o después empezara a leer reseñas sobre los libros que había escrito o a
encontrarme en una revista con alguna publicación suya –poemas o novelas,
relatos breves o críticas, quizás una traducción de algunos de sus amados poetas
franceses–, pero ese momento nunca llegó, y sólo podía concluir que el
muchacho destinado a vivir en el mundo literario había pasado a interesarse por
otras materias.

Como anticipo, te envío un borrador inacabado del primer capítulo de
un libro que intento escribir. Quiero seguir con él, pero por lo visto me he
topado con un muro de incertidumbre –miedo podría ser la palabra que
estoy buscando– y espero que una charla contigo me dé el valor de
escalarlo o derribarlo. Cabe añadir (en caso de que tengas dudas) que no
es una obra de ficción. A riesgo de parecer melodramático, también debo
agregar que no ando bien de salud, en realidad me estoy muriendo
lentamente de leucemia, y con suerte aguantaré otro año. Sólo para que
sepas en qué te estás metiendo, si es que decides hacerlo. Últimamente
parezco un esperpento (¡sin pelo, delgado como un palillo!), pero la
vanidad y a no tiene sitio en mi mundo, y he hecho lo que he podido para
aceptar lo que me ha pasado, aunque lo combata con los tratamientos.
Hace un par de siglos, a una persona de sesenta años se la consideraba
anciana, y como ninguno de nosotros pensábamos vivir después de los
treinta, llegar al doble no está nada mal, ¿no te parece?


Enlaces de Descarga: Invisible – Paul Auster

Puedes descargar el Libro Invisible – Paul Auster en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.



Sengundas Opciones de Descargas

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro Invisible – Paul Auster, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF


Enlaces en Epub

Opiniones y Criticas Sobre el Libro Invisible – Paul Auster

Quieres dar tu opinión o crita sobre el Libro Invisible – Paul Auster, puedes hacerlo, haciendo click sobre el boton inferior de abajo.

Dar Tu Opinion
Ver opiniones/criticas
Compartir

¿Te gusta la lectura? Te invitamos a compartir este libro con tus amigos, usa los botones de abajo para que compartas en tu red social favorita y de esa manera impulses la lectura ¡!!

Dejar un comentario
comentarios

Comenta. Sé un pionero